50 años de “La noche de los bastones largos”

50 años de “La noche de los bastones largos”

Se cumplieron cinco décadas de un hito nefasto en la historia de la Universidad pública argentina. A un mes de derrocar al gobierno del presidente Arturo Illia, el 29 de julio de 1966 la Guardia de Infantería de la Policía, por orden del presidente de facto Juan Carlos Onganía, entraba por la fuerza a algunos edificios de la Universidad de Buenos Aires para intervenir estos espacios de construcción de conocimiento. Los policías golpearon duramente a estudiantes y profesores y detuvieron a unas 400 personas en el operativo que terminó nombrándose por los bastones de madera usados para golpear a los universitarios. Como primer gesto de la intervención, los hombres de Infantería hicieron pasar a las autoridades, docentes y estudiantes por una doble fila de efectivos que los iban golpeando con sus bastones cuando atravesaban ese pasillo represivo.

 

nbl

 

Como resultado de la violenta intervención, 1.378 docentes renunciaron o se fueron del país exiliados; 301 emigraron (215 eran científicos y 86 investigadores en distintas áreas). De ese modo se inició la fuga de cerebros más importante hasta la fecha, junto con la supresión de los derechos adquiridos en la Reforma de 1918, como el cierre de los centros de estudiantes. La Reforma generada en Córdoba había significado el salto democratizante más importante de las Universidades Argentinas, con la participación estudiantil en el gobierno universitario, la elección por concurso de profesores (que hasta el momento eran vitalicios) y la definitiva enseñanza universitaria laica, que hasta el momento estaba sujeta a la Iglesia Católica.

Educacion-01

 

El decreto de intervención de Onganía buscaba depurar las universidades nacionales que eran consideradas, por los sectores más conservadores, como el nido de la producción del conocimiento crítico y social relacionado además con los procesos de industrialización nacional. Los largos bastones golpearon tanto docentes y estudiantes de las facultades de Ciencias Exactas y Naturales y de Filosofía y Letras de la UBA, destruyeron instalaciones, laboratorios, bibliotecas, e incluso la primera computadora instalada en América Latina, Clementina.

 

Fuentes:

http://www.desarrollosocial.gob.ar/efemerides/la-noche-de-los-bastones-largos/

http://www.elhistoriador.com.ar/documentos/revolucion_argentina/la_noche_de_los_bastones_largos.php

 

 

loading